Seguros que desgravan
,

Ventajas fiscales al contratar un seguro de vida y salud

El pasado 4 de abril se abrió el plazo para los 19 millones de contribuyentes que han de rendir cuentas con Hacienda. Sin embargo, el desconocimiento y la falta de asesoramiento por parte de un experto puede perjudicar al contribuyente a la hora de realizar la Declaración de la Renta. En este sentido, existen gastos relacionados con la contratación de pólizas de seguros que desgravan y que implican deducciones fiscales. Veamos qué rebajas solemos obviar y que merece la pena valorar.

¿Cuáles son los seguros que desgravan?

Si los seguros de vida y hogar se encuentran asociados a la hipoteca, nos podemos desgravar hasta el 15% del monto dedicado a la compra de la vivienda habitual con un máximo de hasta 9.040 euros, siempre que se haya adquirido antes del 2013. Si, por ejemplo, al finalizar el año has pagado 6.000 euros de hipoteca, 240 por el seguro de vida y 139 por el de hogar, solo tendrás que sumar todas las cantidades y aplicar la deducción del 15% sobre el total. Para este caso, obtendríamos una rebaja de 956,85 euros.

En un segundo supuesto, un seguro de vida convencional sólo desgravaría a los autónomos.

En el caso de aquellos seguros que no están asociados a la hipoteca, el seguro de vida ligada a un plan de ahorro permite deducir 10.000 euros máximo si tienes menos de 50 años, y hasta 12.500 si tienes más de 50. Si no está ligado a un plan de ahorro, el seguro de vida no desgrava (excepto si eres autónomo).

Es importante señalar que, para los tres casos anteriores, las deducciones del seguro de vida dependerán también de si el tomador del seguro y el beneficiario son o no la misma persona. Si ambas partes son la misma persona, la tributación se hace por el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero si quien lo cobra es una persona distinta, tributará mediante el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Seguros que desgravan

Seguros que desgravan

 

Respecto al seguro de hogar no asociado a la hipoteca, no es desgravable de forma general. En este apartado también se encuentran aquellas personas que adquirieron la vivienda antes de 2013,

En cuabto a los seguros de salud, la desgravación de estos repercute sólo en empresas y en autónomos. No tiene ningún efecto fiscal cuando son contratados por particulares sin actividad empresarial o profesional. Sólo tienen ventajas fiscales cuando la contratación la realiza un autónomo o empresario para él, su familia o sus empleados.

Otros seguros desgravables en la declaración de la renta

El seguro del coche no desgrava en el IRPF. Solo sería deducible para los autónomos que justifiquen que su actividad está relacionada con el uso necesario del coche. Para estos casos, el ocio quedaría excluido.

Por su parte, los planes de pensiones reducen la base imponible del IRPF. En este caso, aquellas personas con rentas más altas son los que resultan más beneficiados. Por ejemplo, para quienes hacen una aportación anual a su plan de pensiones del importe máximo, es decir, de 8.000€, podrán obtener un ahorro fiscal de 3.600€ (siempre que sus ingresos anuales sean superiores a los 60.000€). Por lo tanto, en este caso la retención en el IRPF es del 45%. Para quienes cuenten con salarios más modestos, el ahorro se sitúa en torno al 24%.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.