, ,

Claves para escoger tu seguro de salud

¿Te estas planteando escoger tu seguro de salud? Tener un seguro de salud o un seguro privado cada vez es más habitual entre los españoles. Y es que, en nuestro país más de 10 millones de personas lo tienen. Las largas listas de espera para citas en atención primaria o especializada. Las prestaciones que pueden darte en tu día a día un buen seguro de salud. Estos son sólo algunos de los motivos que hacen a las familias planteárselo. Sin embargo, muchas compañías se han lanzado a promocionar seguros de salud básicos que incluyen una coberturas mínimas.  La cuestión es la siguiente: ¿qué claves para escoger tu seguro de salud debes tener en cuenta?. Te contamos algunos puntos para guiarte a la hora de elegir.

¿En qué fijarte a la hora de elegir uno?

Por norma general, los seguros de salud con planes familiares son los más económicos y completos. En función de tus características, gustos e intereses encontrarás un seguro que se adapte más a ti. Por ejemplo, contratarías un tipo de seguro diferente si prefieres elegir tú mismo el médico o el centro (en España o en el extranjero si estás de viaje) o al que elegirías si te interesaran servicios de alto valor como la cirugía. Pero hay una serie de pasos que debes tener en cuenta para escoger tu seguro de salud.

Imprescindibles

La atención telefónica es fundamental, pero sobre todo debe primar una buena atención en consultas sobre tratamientos y diagnósticos. No hay nada mas necesario que la transparencia y tranquilidad de una compañía que te facilita la información clara, concisa y rápida. Resulta más cómodo y ágil recurrir a las compañías que cuentan con un servicio telefónico y correo electrónico para tramitar autorizaciones. De esta manera, ahorrarás el tiempo de acudir presencialmente y la solicitud se cumplimentará más rápido.

Infórmate bien de las exclusiones que tiene tu póliza. Antes de darte de alta, debes informar sobre las enfermedades que tienes por si determinados tratamientos están excluidos del seguro. Aunque no tengas ninguna enfermedad, es conveniente enterarse del resto de exclusiones que puede tener. Por ejemplo, es posible que te de por escoger tu seguro de salud para hacerte pruebas. Cómo la de intolerancias alimenticias, las cuáles tienen un coste alto en la sanidad pública.  En este caso -y aunque al contratar tu póliza firmaste una cobertura en análisis y diagnósticos- podría ocurrir que estas pruebas en concreto aparezcan excluidas porque no leíste la letra pequeña.  También podría darse la situación de tener que llamar a una ambulancia durante un viaje al extranjero y  que esos servicios de salud te cobren el traslado al hospital. Definitivamente, es mejor prevenir que curar y leer en detalle las condiciones para evitar sorpresas en momentos de adversidad.

Información necesaria

Consulta que tu compañía es solvente y experta en salud. También es importante revisar los periodos de carencia: infórmate sobre el tiempo que se exige entre que te das de alta en la póliza, hasta que puedes empezar a utilizar determinados servicios. Por último y no por ello menos importante, comprueba que la aseguradora te facilita las instrucciones claras y necesarias para darte de baja llegado el caso.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.