Que levante la mano quien ya ha podido disfrutar de la increíble sensación de deslizarse por una montaña completamente nevada.

Si eres uno de esos afortunados dinos ¿qué es lo que tienes en cuenta a la hora de preparar tu escapada a la nieve?

Seguramente empezarás por preparar toda la ropa y equipamiento según la modalidad que practiques, la documentación necesaria, las reservas de hotel, transporte y forfait… pero ¿has incluido en tu maleta un buen seguro para deportes de invierno?

 

Si practicas deportes de nieve debes tener en cuenta que se trata de un deporte de riesgo y debes ser precavido y estar protegido.

No nos referimos sólo a incidentes que se puedan dar en la pista o en la montaña sino también a inclemencias meteorológicas que supongan el cierre de pistas o la rotura de los esquís, o un imprevisto debido al cual tengas que cancelar el viaje… Un seguro de esquí lo más completo posible, no sólo te cubrirá accidentes en la pista sino también durante todo tu viaje.

Si la pregunta que te ronda la cabeza es si tu forfait cubre todos estos supuestos, la respuesta es NO. Tampoco estarás del todo cubierto con la póliza que te ofrecen en la estación.

Eso debes tenerlo muy claro.

 

En el precio del forfait se incluye un Seguro Obligatorio de Viajeros (S.O.V) que cubre los daños corporales que podamos sufrir por el mal estado de los remontes. En caso de accidente, recibiremos atención primaria en la pista, asistencia sanitaria en caso de incapacidad temporal o permanente y percibiremos la indemnización calculada en base a las consecuencias de los daños sufridos. Sólo en ese caso.

El forfait no cubre ni los daños materiales a causa del mal estado del 

remonte ni si sufrimos un accidente en pista o fuera de ella ni si causamos daños a terceros. Piensa que es un deporte de riesgo y las caídas son frecuentes, así como los choques con edificaciones, con palos de señalización o con otros esquiadores.

 

Desde luego, si tienes un accidente en pista, el personal de la estación está obligado legalmente a socorrerte y rescatarte en todo momento. Por eso no te preocupes; pero si no tienes seguro o sólo te echaste en la maleta el forfait, todos los gastos médicos dentro de la estación de esquí correrán a tu cargo.

 

Pero un seguro de deportes de invierno es mucho más… porque tiene un listado de coberturas bastante completo que hará que tu única preocupación sea esquiar:

  • Asistencia médica por enfermedad o accidente.
  • Rescate en pistas.
  • Traslado o repatriación sanitaria.
  • Indemnización por pérdida, extravío, destrucción o demora de equipajes.
  • Indemnización por demoras en el transporte.
  • Responsabilidad civil privada.
  • Gastos de cancelación del viaje.

 

> Llegados a este punto, puedes ver el seguro de esquí como un gasto innecesario o como un compañero de viajes imprescindible. Si te decantas más por la segunda opción, explora en nuestro comparador de seguros o ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a disfrutar de tu deporte favorito sin remordimientos rondándote en la cabeza.

> Si te ha parecido interesante este artículo, compártelo en tus redes sociales y te estaremos ayudando a que el próximo esquiador o esquiadora que se cruce en tu camino esté provisto de un buen seguro.