Puede que te guste correr desde siempre o puede que te unieras a “esta locura” simplemente por probar, por hacer algo de deporte.

De cualquier modo, lo cierto es que poco a poco el gusanillo de superación, de mejorar tus propias marcas, de liberar endorfinas… se va apoderando de ti. Y ahí es cuando das el paso de inscribirte a la primera carrera. Empezamos con una media maratón; por lo de ir poco a poco. Y en cuestión de un año no sabes cómo pero ya te has apuntado a una maratón (o varias, ya que te pones…). Algo más de 42km. ¡Qué barbaridad!

Entrenas duro cada semana y tienes el calendario marcado con los próximos hitos importantes hasta llegar a esos 42km. Ya tienes pensado dónde colgarás tu medalla cuando superes la meta…

Pero de repente, algo sucede y finalmente no podrás cruzar ni la línea de salida.

 

No te preocupes porque no está todo perdido; nosotros te ofrecemos un producto muy exclusivo que te quitará dolores de cabeza para que sólo te centres en tu meta. Para cubrir cualquier imprevisto que te pueda surgir después de haberte inscrito en una competición deportiva tenemos el seguro de anulación de la inscripción en competición deportiva.

Te indemnizará con hasta 2.000€ de los gastos de anulación de la inscripción de participación en la competición deportiva (entendiéndose por inscripción únicamente el importe del dorsal) y sólo te costará un 10% del precio del dorsal.

 

Con este seguro podrás anular tu inscripción antes de que se celebre la competición deportiva si se te presenta alguno de estos supuestos:

  • Enfermedad o accidente corporal grave o fallecimiento del asegurado, su familiar de primer o segundo grado de  parentesco, la persona designada para la custodia de los niños o el sustituto profesional.
  • Cualquier lesión muscular o de otro tipo que impida la participación del Asegurado en la competición deportiva.
  • Perjuicios graves en el hogar o local profesional del Asegurado.
  • Despido laboral del Asegurado.
  • Incorporación a un trabajo en una nueva empresa, en la que no haya estado contratado en los seis meses anteriores.
  • Convocatoria como parte, testigo de un tribunal o miembro de un jurado.
  • Presentación a exámenes de oposiciones oficiales.
  • Convocatoria como miembro de una mesa electoral.
  • Actos de piratería aérea, terrestre y naval que imposibiliten al Asegurado iniciar el viaje con destino al lugar de celebración de la competición.
  • Robo de la documentación o equipaje, que imposibilite al Asegurado iniciar o proseguir el viaje con destino al lugar de celebración de la competición.
  • Avería o accidente en el vehículo propiedad del Asegurado, o de su cónyuge, que impida al Asegurado iniciar o proseguir el viaje con destino al lugar de celebración de la competición.
  • Prórroga del contrato laboral.
  • Traslado forzoso de trabajo, con desplazamiento superior a tres meses.
  • Inesperada llamada para intervención quirúrgica.
  • Complicaciones en el embarazo o aborto.
  • Declaración oficial de zona catastrófica de la ciudad de Domicilio Habitual del Asegurado.
  • Retención policial del Asegurado por causas no delictivas.
  • Citación para trámite de divorcio.
  • Entrega de un hijo en adopción.
  • Citación para trasplante de órgano.
  • No concesión inesperada de visados necesarios para viajar al lugar de celebración de la competición por causas injustificadas.
  • Concesión de becas oficiales.
  • Convocatoria para presentación y firma de documentos oficiales.
  • Declaración de concurso de la empresa propiedad del Asegurado o donde trabaja.

 

Si tienes una competición a la vista y no quieres perder lo que has invertido, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros para tramitar tu seguro de anulación de la inscripción en competición deportiva. Porque no queremos que haya nada que te distraiga de tu meta.

Y no te olvides de compartir esta entrada en tus redes sociales para ayudar a tus compañerxs a que conozcan este producto y también puedan inscribirse a todas las competiciones que quieran sin pensar en el futuro; sólo en su propia superación.

 

La historia del automóvil ya ha sobrepasado el siglo de vida; más de 100 años que han dejado atrás un sinfín de marcas y modelos de coches, de los cuales hoy en día sólo se encuentran vigentes un 5% del total producido.

Pero más allá de lucir un flamante coche nuevo, los hay que prefieren rescatar y conservar modelos clásicos donde revivir esa fascinante historia.

¿Tienes un coche clásico y no sabes cómo catalogarlo? Nosotros te despejamos todas las dudas de una sola pasada:

Lo primero es saber llamar a las cosas por su nombre.

A los coches antiguos se les suele denominar con diferentes nombres que generan confusión porque por un lado no tenemos una «clasificación oficial” y por otro lado, usamos vocablos como histórico, clásico o de colección que no siempre son sinónimos y tienen significados diferentes.

Vamos a despejar dudas:

> ¿Qué es un vehículo histórico?

Nos referimos a un vehículo de cierta edad o reseñable históricamente y que además se describe en el Real Decreto 1247/1995 del 14 de julio de la siguiente forma:

    • Debe tener más de 25 años desde su fecha de fabricación. En caso de no conocerse, desde la última fecha de matriculación o la de fabricación del modelo. Siempre que sus componentes hayan sido fabricados en el mismo periodo de fabricación del modelo.
    • Vehículos incluidos en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español o aquellos que hayan sido declarados de interés cultural. Y los que posean algún tipo de interés especial, ya sea por su historial de propiedad o por ser partícipe de algún acontecimiento histórico.
    • Que sea un vehículo de colección, o sea, aquel que por su interés, relevancia o por poseer alguna rareza o peculiaridad deba ser catalogado de vehículo histórico, incluso no disponiendo de una edad superior a 25 años.

Si tienes un vehículo que reúne estas características, puedes solicitar que se clasifique como vehículo histórico y por lo tanto podrás disfrutar de ciertos beneficios como:

    • Matrícula específica
    • Exención de pago del Impuesto de Circulación (si aún no ha cumplido los 25 años)
    • Ampliación de los periodos entre inspecciones de ITV (de 1 a 5 años)

Es importante tener en cuenta que siempre se refiere a un ejemplar individualmente; aunque se califique a un modelo como histórico, no afecta al resto de la producción de ese modelo. Por lo que si sabes de alguien que ya tenga un coche como el tuyo calificado como histórico, tú tendrás que seguir sus pasos para hacer lo mismo.

 

> ¿Qué es un vehículo clásico?

El resto de coches no calificados como vehículos históricos y que tienen al menos 20 años de antigüedad se denominan vehículos clásicos. Erróneamente también se les llama de época o de colección; pueden ser sinónimos pero no definen la situación legal del vehículo.

Los vehículos clásicos que tienen más de 25 años también cuentan con un tratamiento especial como una bonificación del Impuesto de Circulación o precios de seguro considerablemente más económicos.

Los vehículos históricos son aquellos clásicos que han sido recalificados según la legislación vigente, por lo que todos los históricos son clásicos, pero no todos los clásicos son vehículos históricos.

 

> ¿Qué es un vehículo de época?

Son los vehículos que se fabricaron en las primera décadas de la historia del automóvil. Y son diferentes a los actuales en cuanto a su morfología porque se fabricaban separando la carrocería y el bastidor con una técnica empleada hasta mediados del siglo XX.

 

> ¿Qué es un vehículo de colección?

Este caso es más difícil de definir porque para la mayoría, vehículo clásico y de colección son sinónimos; y puede haber tantos tipos de coleccionistas como de modelos.

No obstante, la expresión “modelo de colección” se refiere a los modelos que por su naturaleza o particularidad sean objeto de ser preservados, ya sea en museo o en una colección privada. Nos referimos a vehículos que hayan sido destacables por algún motivo, vehículos de competición o de producción limitada.

 

Ahora que ya sabes cómo catalogar tu vehículo clásico, nosotros podemos ayudarte a buscar un seguro a tu medida; porque si lo utilizas ocasionalmente, te beneficiarás de grandes descuentos.

¿Quieres saber cuáles son? Consulta en nuestro Comparador de seguros o ponte en contacto con nosotros.

Y si tienes más amigxs con coches clásicos, comparte con ellxs este blog y con el dinero que os ahorréis en el seguro de vuestros coches, podréis haceros unas camisetas para la próxima concentración a la que asistáis.