Cada hora suceden más de 800 incidencias en los hogares españoles. ¡En sólo 60 segundos!

¿Te haces una idea del riesgo al que expones tu casa si no tienes un seguro de hogar adecuado?

Quizás la mayor y más importante inversión que harás en tu vida sea tu casa. Por eso, te animamos a que leas esta entrada y sepas bien cómo reaccionar ante un siniestro.

Vamos a hablar de números: 

> Durante 2018 un total de 7,5 millones de siniestros fueron resueltos por las compañías de seguros correspondientes.

> 2,5 millones de esas incidencias fueron goteras; es el siniestro más frecuente y se dio parte de un gotera cada 12 segundos.

> Cada 26 segundos se rompía un cristal (puertas, ventanas, mesas, armarios…) Mi abuela siempre decía que daba mal fario cuando se rompía un cristal y tiraba un vaso de agua por la ventana. Desde luego, tendría una laguna en el patio si se hubiera enterado de estos números.

> El 75% de los hogares españoles están protegidos con un seguro de hogar. Aunque lo parezca, no es un número muy alto porque nos encontramos con muchos casos en los que la gotera es consecuencia de un vecino que no tiene seguro y entonces, es muy difícil remediar la situación.

El 25% que no está protegido, lo hace porque considera que un seguro de hogar es caro; pero nada más lejos de la realidad; porque si haces números y los comparas con los siniestros ocurridos, inviertes sólo 4,5€ de cada 100€ gastados en reparaciones. ¿No crees que merece la pena?

Otra razón es por desconocimiento; un seguro de hogar es un seguro multirriesgo y tiene coberturas para casi cualquier cosa que pueda ocurrir a nuestra vivienda o a nosotros como propietarios. 

¿Sabías que puedes contratar la cobertura la responsabilidad civil y cubrir los daños que pueda causar la mala puntería de tu hijo con el balón? ¿O los robos que puedas sufrir fuera de tu casa?

También es muy importante conocer el seguro de comunidades, que cubre los daños materiales del edificio, los robos o accidentes de empleados.

¿Tú estás dentro o fuera de ese 75%? 

Imagínate que un descuido en el grifo de la bañera genera una gotera a tu vecina de abajo, con la que no te llevas nada bien; o un cocinero amateur al que se le va de las manos la receta provoca un incendio; o incluso algo tan pequeño como que se te rompe el cristal de la mesa….

Si tienes contratado un seguro de hogar adecuado, puedes estar tranquilo o tranquila. Sólo es cuestión de dar parte del siniestro y todo se arreglará. 

Eso sí; es importante comunicar el siniestro a tu aseguradora cuanto antes; porque estás obligado a dar parte antes de 7 días y porque cuanto antes lo tramites, antes podrán solucionarlo.

Si tienes una póliza contratada con nosotros, además de estar protegido, tienes el doble de suerte porque te facilitamos al máximo la gestión de cualquier siniestro. Tan sólo tienes que que entrar en nuestro comparador de Seguros Quijote y rellenar los datos que te pedimos. ¡No te llevará más de 5 minutos!

Si aún no tienes un buen seguro de hogar, puedes entrar en nuestro comparador de Seguros Quijote y te buscamos las mejores ofertas del mercado. Y si tienes alguna duda, tienes un chat siempre disponible.

¿Te ha parecido interesante nuestro artículo? Compártelo en tus redes sociales y ayúdanos a disminuir el numero de conflictos entre vecinos por las goteras.

Si seguiste nuestros consejos del blog anterior sobre los beneficios de contratar un seguro de vida, o si vas a recibir una indemnización por el fallecimiento de un familiar, tu duda ahora será:

¿Cómo tributan las indemnizaciones del seguro de vida? 

Lo primero que tienes que tener claro es que cualquier seguro de vida tiene dos vertientes:

Por un lado tenemos el seguro de vida como fuente de ahorro. 

Está pensado para ir acumulando un dinero que recibirás, con algún beneficio extra, en el futuro; como complemento a tu pensión pública. 

La tributación se hará a Hacienda y variará entre el 19% y el 23% en función de la cantidad de dinero que exista en el momento de retirarlo. Y una clave muy importante es cómo tienes previsto rescatar tu seguro:

> Si retiras todo el dinero, deberás dar cuentas a la Agencia Tributaria de la diferencia entre el capital aportado y el beneficio obtenido.

> Si optas por una renta vitalicia, la tributación se aplica mensualmente ya que al rendimiento neto que obtendrás cada mes se le restará un % según tu edad en el momento de empezar a recibir ese dinero.

La otra vertiente, que además es la más contratada, es el seguro de vida de cobertura por fallecimiento. Que indemniza a tu(s) beneficiario(s) con la cantidad pactada tras tu fallecimiento. 

Si lo que te interesa es saber cómo tributar la indemnización de un seguro de vida por fallecimiento de un familiar, aquí se abre un abanico tan grande como el número de comunidades autónomas tiene España. Porque la potestad regulatoria del Impuesto de Sucesiones y Donaciones corresponde a cada territorio y se aplican diferentes bases imponibles, diferentes bonificaciones y diferentes tarifas si te encuentras en Extremadura, Castilla La Mancha o donde sea que residas.

Además, te será imposible recibir la indemnización si no has pagado la liquidación correspondiente en Hacienda porque una ley así lo prohíbe a las aseguradoras. Aunque siempre hay una vía de escape porque algunas aseguradoras te anticipan la indemnización o parte de ella para que puedas hacer frente al pago del impuesto.

¿Quieres saber qué compañías son las más concesivas en este tema o quieres informarte de cómo funciona el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en tu comunidad? Ponte en contacto con nosotros y nuestro equipo especialista en el tema te informará y asesorará gratuitamente.

¿Quieres aprender más sobre tus seguros y saber cómo estar prevenido siempre?

Síguenos en Facebook porque te pondremos al día de las últimas novedades, de los productos más ventajosos para tí y te ayudaremos a leer la letra pequeña.

Y si te gustan nuestros artículos, compártelos en tus redes sociales y ayúdanos a que más gente pueda despejar sus dudas acerca de este tipo de seguros.