Vivir con un perro te cambia la vida. No lo dice ningún estudio, lo hemos experimentado nosotros mismos.

Es ese compañero incansable, una fuente inagotable de amor, quien rompe tus esquemas y quien nada más llegar a casa, se convierte en uno más de la familia.

¡ Ayer fue su día y volvemos a felicitarlos !

Seguramente ya le hayas demostrado cuánto le quieres antes de salir de casa. Pero ¿sabes cómo te demuestran ellos su cariño?

Dormir contigo: ya puede ser la noche más calurosa del año, que tu compañero perruno va a querer dormir contigo. Porque tienen por costumbre dormir en manada y tú eres parte de la suya.

Jugar con tu ropa y zapatos: estamos de acuerdo que no es nada divertido ver tus deportivas nuevas destrozadas, pero es que para él son una pequeña joya con tu olor y se muere por babosearlas y despedazarlas. Y después pone esa carita de no haber roto un plato en su vida… ¿quién es capaz de castigarle?

No para de traerte su juguete: tendrás que tirarle la pelota mil veces y otras mil más. Aunque tu estés cansado, debes tener en cuenta que para él es significado de pasar tiempo contigo y compartir su juguete favorito.

Te sigue por toda la casa: no puede vivir sin ti y tiene que seguirte a cada paso que das. Tanto si vas a por un vaso de agua a la cocina como si tienes que ir al baño. Él siempre estará ahí.

Se pone panza arriba: es un gesto de vulnerabilidad y sumisión. Si has conseguido esto, tienes las puertas de su confianza abiertas.

Te sonríe: sí, los perros también sonríen. Al convivir con los humanos han logrado imitar un gesto similar al nuestro y así te demuestra la emoción que siente al verte y cuánto te quiere.

Y puesto que es una parte muy importante en tu vida, debes tener en cuenta su protección, bienestar y salud.

En un post anterior, ya te explicábamos las ventajas de asegurar a tu amigo fiel y cuáles eran los casos en los que era obligatorio contratar una póliza de responsabilidad civil. Porque nadie se quiere poner en lo peor, pero nunca se sabe qué puede suceder y es mejor asegurar tu tranquilidad y la de tu amigo perruno antes de que pase nada.

Y te traemos una solución hecha a tu medida: un seguro de mascotas sin exclusiones de razas, sin diferencias según edades y sin exclusiones por salud. Donde tendrás cobertura básica para :

Daños al animal: accidente, robo o pérdida. Desde la asistencia veterinaria necesaria, pasando por una indemnización por su valor o el reembolso de los gastos incurridos en anuncios para encontrar a tu fiel amigo.

Defensa jurídica y fianzas ante denuncias o juicios.

Estancia en residencia canina por hospitalización del asegurado: para garantizarle un buen lugar donde estar cuando tú no te puedas ocupar de él.

Sacrificio y eliminación del cadáver: no nos gusta hablar de estos temas, pero sí nos gusta tenerlo todo planificado para, llegado el caso, que el trámite sea lo menos pesado posible.

Ponte en contacto con nosotros y diseñaremos un plan totalmente adaptado a ti y a tu compañero perruno.

Ah! Y si este verano estás pensando en llevarte a tu mascota de vacaciones, te recomendamos Benalcan; la primera playa para perros de Benalmádena totalmente acondicionada, que cuenta incluso con unas duchas adaptadas.